martes, 1 de marzo de 2016

LA BOLA DE CRISTAL

Hola a tod@s.
Resultado de imagen de imagenes de bola de cristalHoy me apetece hablaros de la Bola de Cristal. Aún hoy la bola de cristal es el instrumento de adivinación que más representa a los videntes.

El origen de la Cristalomancia, o videncia a través de la bola de cristal viene del agua. Cuando el hombre veía su reflejo en el agua del rio, creía que era su yo mágico y poderoso. También comenzó a encontrar el significado de las ondas, remolinos y movimientos naturales del agua.

La aparición de la bola es mucho más reciente. Data del siglo XIII y tiene su origen en la Europa Medieval.Aunque fue importado de Oriente, donde ya existía el oficio de tallar las piedras de cristal.
¿Porque el hombre talló el cristal en forma de esfera? Pues porque la bola, en analogía con el símbolo del circulo, representa la perfección absoluta, el mundo en su totalidad.

En cuanto al cristal, era el instrumento que los dioses pusieron en manos de los hombres para que fuera el vehículo de comunicación entre lo visible y lo invisible.

Así que la bola de cristal tenía un carácter mágico y sagrado. Antiguamente, no se podía consultar muy asíduamente, solo en circunstancias excepcionales bajo los siguientes principios:

* La esfera tenía que ser de berilo o cristal de roca, de una pureza absoluta, sin ninguna burbuja.

* Cuando no se utilizaba, tenía que protegerse de la luz del sol, ya que podía destruir sus poderes.

* Tenía que guardarse en un lugar secreto, unicamente conocido por su dueño.

* El cristalomante consultaba la bola exclusivamente de noche, en periodo de luna creciente o luna llena, en presencia de un solo consultante, en silencio y sin tocar el cristal jamás.

En ella se pueden ver nubes, claras o oscuras dependiendo de lo que se ve. Símbolos y acontecimientos y rostros que componen la videncia.

Para poder leer con éxito la bola de cristal, se requiere mucha concentración y práctica para poder descifrar los símbolos.

Espero que os haya gustado.
Nos vemos pronto.
Alexia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario